El desarrollo de la propia Energía

Escrito por Esther Solsona.

sesion3EMF BALANCING TECHNIQUE®
Técnica de Equilibrado del Campo Electromagnético.

Esta novedosa técnica de crecimiento personal no requiere largas sesiones para que el cliente sienta los cambios que se dan en su vida. Quienes la practican hablan de un "antes y un después" tras haber conocido la EMF.

¿Por qué científicos especializados en física cuántica se dedican a investigar una vía de crecimiento personal como es la EMF Balancing Tecnique? ¿Por qué esta técnica ha sido objeto del interés de una empresa subsidiaria de la NASA, como entrenamiento para los astronautas? ¿Por qué los profesionales de EMF cuidan tanto el lenguaje que utilizan y no quieren llamar pacientes a sus clientes? ¿Es cierto que se puede realizar un profundo cambio personal en apenas ocho sesiones?

Estamos ante uno de los fenómenos de la llamada Nueva Era, o New Age, que más rápidamente se ha extendido por todo Occidente. Más de 60 países ya cuentan con profesionales de EMF. En España concretamente, se formó la primera promoción en el año 2002, donde fueron capacitadas para impartir esta técnica tres personas. En 2006, ya son más de 300 los profesionales que han sido formados.

EL PODER DE NUESTRA ENERGÍA
EMF son las iniciales de "electro magnetic fields", que en castellano conocemos como "campos electromagnéticos". Por lo que EMF Balancing Tecnique se traduce como Técnica de Equilibrado del Campo Electromagnético. Para entender este concepto nos hemos dirigido a Esperanza Álvarez, una de las profesionales formadas en la primera promoción que hoy en día ejerce, además, como maestra supervisora de nuevos estudiantes. "Igual que nuestro organismo cuenta, por ejemplo, con el sistema nervioso o el sistema circulatorio —explica Álvarez— dispone también de un sistema de energía. Nosotros trabajamos con una parte de ella, con la energía electromagnética. Esta emana del cuerpo, nos envuelve, nos sostiene y nos conecta a todos, seamos conscientes de ello o no". El físico David Lapierre, uno de los estudiosos que intenta explicar científicamente cómo opera la EMF, corrobora este concepto: "El campo energético humano existe a pesar de nuestro sentido y percepción de la realidad".

UNA TÉCNICA MODERNA
La EMF fue descubierta a finales de los años 80 por la norteamericana Peggy Phoenix Dubro. Implicada en su crecimiento personal, Dubro había recorrido diversos caminos en pos de su sanación —desde el chamanismo hasta el budismo zen pasando por el taichi y las artes marciales—, cuando empezó a desarrollar el trabajo de la EMF. Sus investigaciones culminaron con el establecimiento de unos protocolos de aplicación que son los mismos en todo el mundo. Esto quiere decir que ningún profesional puede improvisar o dejarse guiar por su intuición cuando está aplicando una sesión, ya que esto podría variar los efectos buscados. Su función es aplicar la técnica con la máxima precisión.

QUÉ BENEFICIOS TIENE
¿Pero qué es lo que se puede esperar de esta técnica?

"Las personas —explica Esperanza Álvarez— desean acabar con el estrés y se hallan con cosas más grandes de las que venían a buscar. Encuentran decisión para realizar los cambios de su vida, cambios con los que no se hubieran atrevido antes. Y, aunque la técnica tiene resultados distintos en cada persona, todas ellas sienten cómo se acelera su evolución personal, como si se "desatascaran".

Por su parte, la psicóloga Mónica Damboriano explica que la EMF es un excelente apoyo para las personas que están siguiendo una terapia psicológica: "He notado que los miedos se disipan con mayor facilidad, incluso el miedo a la soledad, ya que la persona empieza a sentirse parte de un todo. Además y, dado que la técnica no tiene contraindicaciones, la aplico tanto en niños y en adolescentes como en adultos, ya que la EMF facilita de manera suave y fluida la liberación de traumas y bloqueos del ser. En niños con hiperactividad, autismo, inestabilidad emocional e incomunicación se han obtenido excelentes resultados".

Esperanza Álvarez aclara que estos cambios siempre se van a dar según la sabiduría innata de la persona, "pues es ella quien dirige la energía y el proceso evolutivo", llegando, incluso, a producirse sanaciones de enfermedades tan diversas como la depresión o la psoriasis pustular: "Si el paciente dirige su intención hacia la curación, puntualiza Álvarez, es muy probable que esta ocurra".

LA INTENCIÓN DE LAS PALABRAS
Los profesionales de la EMF consideran que las palabras que se utilizan centran la intención (es decir, canalizan la energía) y por tanto contribuyen a crear nuestra propia realidad. Por eso, durante las sesiones expresan en voz alta determinados deseos, o intenciones, en beneficio del cliente. Además, no quieren referirse a las personas que reciben las sesiones como pacientes. Esperanza Álvarez es contundente al afirmar "no hace falta estar enfermo para recibir los beneficios de la EMF. Por otro lado, es importante tomar mayor responsabilidad sobre nosotros mismos y salir de la situación de pasividad a la que estamos acostumbrados como pacientes."

Con la EMF Balancing Tecnique®, cada persona descubre que su intención, su voluntad y su actitud es determinante en su vida, tanto para sanar como para su propia evolución. Y comprende, además, que para ello no es necesario esforzarse, pues solo ha de permitir que su propia energía discurra de un manera fácil y fluida.

LAS DISTINTAS FASES
La EMF consta de ocho fases y hay cuatro más en desarrollo. Las cuatro primeras fases liberan la energía, la equilibran y la canalizan para poder disponer de ella en el presente. Las siguientes fases enfocan a la persona hacia su propia maestría, es decir, a la realización de sus potenciales.

Fases I a IV:
Se equilibra el campo electromagnético para armonizar el pensamiento con el sentimiento. Además, se transforma la energía creada por experiencias pasadas para que apoye la propia evolución en el momento presente.

Fases V a VIII:
Se fortalecen los patrones de energía para lograr la plena expresión de los atributos que residen en el interior de cada persona.

CÓMO ES UNA SESIÓN
En primer lugar se informa a la persona de lo que se va a trabajar en esa ocasión. Se le muestra una lámina en la que se ha dibujado una idea aproximada de la anatomía de la energía con el fin de hacer más comprensible el proceso. Seguidamente, el cliente se tumba en la camilla y el profesional inicia una serie de movimientos que siguen un protocolo preciso. Para ello, trabaja con sus manos a una distancia de entre 5 y 60 centímetros del cuerpo del cliente, aunque puede tocarlo en determinados momentos, siempre con toques limpios y precisos, sin arrastrar ni masajear. Al cliente se le sugiere que tenga una actitud relajada.

Tiempo y precio: La sesión dura hora y media y su coste ronda los 50 euros.

Cuándo:. Los profesionales recomiendan que el cliente siga su propia intuición y las tome cuando lo sienta necesario, ya que los efectos de cada una de las fases son acumulativos y en ningún caso se pierden. En cualquier caso, una frecuencia semanal o quincenal sería óptima. Todas las sesiones se pueden repetir en el momento que se desee.

Dónde aprender: La técnica se enseña de manera sencilla y dispone de amplios CALENDARIOS de formación, de periodicidad mensual. El curso básico se imparte en 6 días -consecutivos o divididos en fines de semana- enfocados para el crecimento personal del estudiante. La acreditación como profesional de EMF Balancing Tecnique® requiere estudios ulteriores.

Para más información contactar con Esperanza Álvarez en el teléfono 699 851 574.