La Mercè

Escrito por Esperanza Álvarez.

Es fiesta y he pasado todo el día en el huerto. Ha sido un día esplendido, me alegra mi elección.

¡Qué mejor manera de honrar a la patrona de la ciudad ,que pasar el día en comunión con la Madre Tierra!

He estado preparando la tierra para poner las verduras de invierno. Cuando arrancaba las tomateras, las sandieras...les he dado gracias .Pero eso no me exime de sentir una cierta tristeza. Ellas parecen hablarme:" Esperanza, todo tiene utilidad, todo se recicla, se transforma..." La naturaleza me enseña que todo tiene su tiempo de servicio, luego deja espacio a lo nuevo... un "paquete de energía" llega decodificándose... todo en la vida nos ayuda en un momento de nuestra evolución después hemos de "dejar ir", vaciarnos, desapegarnos para que aparezcan otras nuevas... Más tarde, he cavado la tierra con esmero, me "encanta" moverla, me "fascina" removerla una vez más... siento su latir, la temperatura, su respiración, su textura...es como un ritual... mi mente se aquieta, parece suspendida en el momento, disfruto de su olor , sus colores, las raíces de las viejas plantas...todo se dispone para el nuevo ciclo que comienza. ( 24.9.06 )