El caracol viajero

Escrito por Esperanza Álvarez.

Comparto habitualmente las coles con los caracoles -casi a partes iguales-.Cuando veo que comen demasiado les tiendo una trampa-natural para caracoles "invasivos" y así ponerles límites.

Un día de regreso a casa con la bolsa llena de verduras...vi como un caracol "adolescente" cayó al suelo del vagón del metro...le observé... ¿qué será de ti ?...uf! ...y si... ¿te pisan?...¿te recojo?... Absorta en mis pensamientos no me di cuenta que alguien más se interesaba por él.

Un niño de unos 3 años quería cogerlo...la madre se oponía... Intervine a favor del caracol diciendo: que era ecológico y había venido conmigo... Así la madre se tranquilizó y aceptó al caracol en una hoja de col. El niño estaba tan contento!... me cogió de la mano mientras hablamos de los cuidados que el "animalito" requería.

Insistió para que me fuera a su casa...

¡¡¡ Qué momento... !!! Al despedirme me agaché y él me dio un beso en la frente con tanto amor... - mi niña se estremeció, cuando menos -. ¡¡¡Gracias, caracol, por elegir la aventura!!! (febrero 06 )